Asi se las gastaban en los noventa

By , in El Retrovisor on .

En comparación, los problemas que surgieron a raíz del fichaje y posterior salida de Fernando Alonso de Mc Laren, a lo que aconteció en la primavera y el verano del año 1992, quedan en meras anécdotas de colegio en comparación con la que voy a contarles.

Con el campeonato de 1992 decidido, el 13 de septiembre de ese año y después del “warm up” del Gran Premio de Italia en Monza,  Nigel Mansell anuncia que la temporada siguiente no correrá en fórmula uno y valora su marcha a la Indy americana.

“Debido a circunstancias fuera de mi control he decidido retirarme de la fórmula uno al final de esta año”. “Para mi todo se resume en el “fair play”. El dinero, el centro de los problemas después del Gran Premio de Hungría, no es  lo más importante para mí. No tengo intención de retirarme. Todavía me apasionan las carreras, los coches, todavía quiero vencer. Por eso ahondaré en las oportunidades que puedan existir para mi en la fórmula Indy”. Declaraba el piloto inglés. Pero toda esta película de miedo empezaba a gestarse muchos meses antes.

Estaba claro que el Williams  con el V10 de Renault y sus suspensiones activas, era el bólido que cualquier piloto querría tener, y la batalla por el asiento privilegiado estaba servida. Lo que pocos esperábamos fueron las tretas de todo tipo que utilizó Alain Prost, a fin de asegurarse competir en el campeonato 1993 con el mejor bólido disponible en la parrilla. En un principio, la renovación del contrato con Williams por parte de Mansell después de conseguir los dos títulos parecía clara. En  el calor del agosto húngaro, después de asegurar el campeonato de pilotos, llegaron a un acuerdo de renovación. Pero solo eso. La realidad era bien distinta. Una serie de desplantes durante la temporada, debidos sobre todo  a lo minusvalorado que se sentía por diversos sectores dentro del equipo y la prensa, no auguraban nada bueno. Mientras tanto Alain Prost había firmado un contrato vinculándose a la escudería de Sir Frank para la siguiente temporada. Dato este que  no se haría público hasta la carrera de Estoril en septiembre. En dicho acuerdo el galo se aseguró con diferentes cláusulas el desarrollo del monoplaza a su gusto y medida. Pero lejos de medir sus pretensiones de mando en técnica y desarrollo del bólido, también contaba con derecho a veto sobre determinados pilotos, entre ellos el brasileño Airton Senna, que se había ofrecido para pilotar gratis el Williams.

Después de esto Frank Williams no quería ceder ante las pretensiones económicas del León y le ofreció una oferta a la baja, cosa que Nigel interpretó como una ofensa. El año que el pequeño francés estuvo retirado de la competición no lo desaprovechó en vano. Con los precisos contactos que tenía tras su paso por Renault, se consolidó en pieza clave de las aspiraciones de la marca del rombo de llevar a un francés a lo más alto del automovilismo, propulsado por un motor patrio. La opción estaba clara. Sin Honda como suministrador de motores, Ron Denis sopesaba la posibilidad de poder montar en su bólido el propulsor francés, y hasta tuvo varios contactos con Fran Williams a fin de sondear esta posibilidad con su beneplácito, pero la cosa no cuajó después de tener una entrevista con Patrick Faure responsable de Renault. Hay quien piensa que era la mano de Prost  quien mecía la cuna del motor galo. El día anterior a la disputa del Gran Premio de Portugal en Estoril, Nigel Mansell tuvo unas palabras con los periodistas Alan Henry y Francisco Santos.

P: ¿Qué piensa de su actuación esta temporada? “Mi capacidad para saber que 1992 sería el año de mi campeonato fue mentalmente establecida, desde, al menos, el año anterior, y yo, esta temporada, he conducido con un nivel de eficiencia superior a cualquier momento de mi carrera. No he dado muchas posibilidades a mi compañero de equipo para respirar este año pero es así como se domina. Este fue mi compromiso personal para la presente temporada y que llevé a cabo como sucedió. Tuve muchos críticos en mis tiempos en la fórmula uno, pero que mi recuerdo de esta temporada queda demostrado en las imágenes más que en las palabras”.

P: ¿Estuviste forzado a abandonar la F1? “Bien -dice con una sonrisa-, ¿Cómo piensa que esto será recordado? Al terminar las negociaciones, realmente me encontré en la cola. ¡Vaya historia! Es humillante, lo que pasó estos últimos tres meses”. “Soy un hombre feliz y, en realidad, no quería una relación con Prost. Creo que es descorazonador que ninguno de los pilotos que ayudaron a Williams-Renault a ganar el título, no haya renovado su contrato para 1993. Prost por otro lado, firmó hace mucho tiempo, y con su contrato él controla ciertas cosas. Y yo me pregunto: ¿Quién va a mandar en este equipo?”. Con la confirmación oficial del fichaje de Alain Prost por Williams y la incógnita sobre el segundo asiento, la controversia estaba servida. El francés declaraba a estos y otros periodistas: “Estoy muy feliz de volver a trabajar con Renault y Elf y entrar en Williams. En 1983 si no fui campeón del mundo con Renault fue porque el equipo Brabham-BMW utilizó una gasolina ilegal, pero no hubo protestas oficiales. Ahora el objetivo es la conquista del título mundial de 1993, aunque nada garantiza que el equipo Williams-Renault mantenga su supremacía este año. Entre otras cosas porque es probable que hayo otro equipo que utilice el motor Renault. De cualquier forma, mi regreso a la fórmula uno es debida esencialmente por mi pasión por el pilotaje y la técnica. Estoy preocupado por las afirmaciones de Airton Senna que pueden crear situaciones peligrosas y desagradables, pero no es mi problema, en todo caso de la FISA (Hoy FIA)”.

“No se que va a suceder, una cosa es cierta: estoy en Williams para vencer. Si hay mucha competencia para ganar el título, mejor para mí, para el equipo y para la F1. En cuanto a Mc Laren, si dispone de motores Renault u otros competitivos, no es problema para mi”. Bien sabía él que esos motores no asomarían por los garajes de Woking. El tiempo demostraría que no podía ser mas falso en sus palabras. Al tiempo Airton Senna no se mordía la lengua y hacía las siguientes declaraciones: “La gente lucha con este tema desde hace meses. Declaramos que existía un contrato acotado con cláusulas absurdas. Huimos de la confrontación, pero ha sido inevitable porque el propósito de decidir el campeón antes de empezar el campeonato es insostenible. Ahora se ha confirmado la existencia del contrato y de la cláusula en la que me vetan en Williams, así como a Mansell, aunque esta última fue después modificada”. “Es absurdo. En definitiva este es el campeonato mundial de pilotos y disputado en estos términos es una satisfacción. De acuerdo que cualquier propietario del equipo tiene el derecho de elegir al piloto que crea más adecuado, elección basada en criterios técnicos, humanos, de competitividad y profesionalismo. Pero ninguno tiene el derecho de hacer lo que se está haciendo en base a los argumentos de Prost, que decide quién va a ser su compañero de equipo para evitar la comparación deportiva. Es un cobarde. Quiere correr con zapatillas de deporte, mientras los otros compiten con botas de lluvia”.


Pero no quedaban en eso las palabras del bravo brasileño. “El problema es muy complicado. Williams cuenta con distintos patrocinadores y proveedores para conseguir el éxito. El aspecto comercial en la F1 es muy importante, pero con un mínimo de seriedad y competitividad”. “Las personas que han dado soporte a Prost y han impuesto esta situación a Williams se equivocan. Ellas tienen el poder y acabarán influenciando de un forma negativa una decisión que por encima de todo tendría que haber sido deportiva. Nunca es tarde  parra rectificar un error, pero sin embargo, ahora, ya existe una confrontación. La gente espera que al final prevalezca el sentido común y no prospere esta situación absurda.

Ya vivimos situaciones tristes y frustrantes en el 89 y 90, cuando la política influenció excesivamente en las decisiones de un campeonato con las subsiguientes consecuencias, en 1990, en que pudo haber un accidente muy grave. Después de este aviso las cosas se calmaron y quedaron bajo control. El campeonato de 1991 fue bello desde el punto de vista deportivo, igual que el de este año. Mansell lo lideró con una gran ventaja técnica, pero fue un campeonato deportivo que venció con justicia. Es por esto que tenemos que luchar. Pueden vencer Prost, o Berger, o quien sea, pero deportivamente”.

“Si alguien tiene que ser llamado a campeón al final del año, debe merecerlo de una forma limpia y no de esta manera. Antes del inicio mismo del campeonato, las cartas ya están repartidas, marcadas, en tanto no existe competencia, es un farsa. Esto es algo inaceptable para todos los que formamos parte de la F1, no solo para los que pilotamos, también para los billones de aficionados del mundo entero que tienen el sueño de ver una competición limpia, una batalla entre hombres y no de máquinas o de políticos”.

P: ¿La puerta está abierta en Williams?

“Nada es imposible. El anuncio de hoy fue inevitable por razones políticas. Cuando se lucha por un ideal se debe llegar hasta el final”.

P: ¿Qué posibilidades tiene Renault de suministrar motores a dos equipos punteros, prefiriendo a Mc Laren en detrimento de Ligier?

“Lo que ellos invierten en capacidad humana, tecnológica y financiera tiene que ser aplicado de una forma correcta para obtener resultados. Es una pena que esta lógica no sea aplicada en relación a Williams. Renault ha estado influenciada de una manera negativa por Prost, hace ya un año que dura este dilema, los franceses conocen la verdad, pero han acabado en una tela de araña y ahora no consiguen desenredarse”.

P: ¿Qué piensa de la afirmación de Prost respecto a que su compañero de equipo será escogido de entre una lista de cuatro pilotos, teniendo en cuenta que no vetaría a ninguno de ellos, incluido si Senna estuviera en esa lista?

“Eso es mentira. No se puede dialogar con Prost. De la manera como plantea las cosas, ellas se convierten en utopías. Prost no ha cambiado. Es una pena. Creo que no tiene que ser él, quien decida su compañero de equipo yo no tengo ningún problema en pilotar junto a él. No quiere aceptar las comparaciones”.

Así de a gusto se despachó el brillante Airton. Después todos sabemos lo que ocurrió con el campeonato de 1993 y lo que le pasó al año siguiente con el coche que Prost había pedido diseñar a su medida. Cosas que tiene la vida. Pero la temporada 1992 la despidió en Australia llevándose puesto a Mansell, como diciendo, no te vayas loco, te echaré menos.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=QJUB6zZhubM[/youtube]

Espero que con estas cosas de otros tiempos no se os olvide que muchos de los protagonistas de esta noticia siguen ahí.

Hasta pronto.

Sebas.

Recommended articles