Brawn: «Confieso que me cayó una lagrimilla»

Tal ha sido la sorpresa y alegería en el paddock por la pole de Michael Schumacher que su jefe, Ross Brawn, admite que sintió algo especial cuando el alemán logró el mejor tiempo en la sesión de clasificación del GP de Mónaco.

“Tengo que confesar que me cayó una lagrimilla,” reconoció Brawn a BBC Sport. “Ha pasado momentos duros desde que ha vuelto y la actuación que ha hecho ha sido excepcional. Todo el fin de semana ha estado en buena forma, hemos hecho todo el trabajo de preparación y de carrera, pero parece que en la clasificación hemos hecho que todo salga a la perfección.”

Brawn admite que está preocupado por el retraso en las posiciones de parrilla, tras la penalización de Schumacher por chocar con Bruno Senna hace quince días en Barcelona. “Es frustrante, pero no podíamos hacerlo mejor. El año pasado tuvimos problemas con los neumáticos, así que este será nuestro próximo reto.”

“Para ser honesto, no pienso que puedas sacar todo el provecho de estos neumáticos. Intentas seguir una metodología y algunas veces van a tu favor… como el jueves que los Lotus parecían imbatibles (y ahora no lo son), así que tendremos que esperar a ver que ocurre mañana.”

Recommended articles