Barrichello y Coulthard han tenido distinta suerte


Rubens Barrichello y david Coulthard no han podido esperar resultados más distintos tras la intervención de los cimisarios en los actos que han protagonizado. David Coulthard ha sido obligado a comenzar el GP Mónaco cinco posiciones por detrás del décimo lugar después de su accidente en calificación. El escocés no pudo marcar ningún tiempo en la Q3 del sábado después de perder el control de su RB4 y chocar a la salida del túnel.

Coulthard ha comentado que se encuentra con algún dolor de cabeza, pero que a pesar de eso se ve bien para participar en la carrera. La caja de cambios de su coche, sin embargo, quedó dañada tras el fuerte accidente, por lo que recibirá una penalización de cinco posiciones de parrilla al tener que sustituirla.

Coulthard, por tanto, saldrá en 15ª posición en lugar de en la décima, aunque esta noticia aún no se ha confirmado oficialmente. Su equipo ha podido reparar el chasis, por lo que no tendrá que salir con el muleto desde el pitlane. El motor Renault de su coche, que si tuviera que cambiarse le causaría otra penalización de diez posiciones, también quedó intacto.

Por su parte, los comisarios han decidido no sancionar a Rubens Barrichello a pesar de requerir al veterano brasileño después de la calificación del GP Mónaco. Los representantes de la FIA investigaban si el piloto de Honda Racing había bloqueado al italiano de Force India cuando éste iba marcando su vuelta rápida.

Fisichella también fue interrogado por los comisarios. «Quedé atrapado detrás de Barrichello justo después de la Piscina porque él estaba reduciendo. Muy frustrante,» decía el italiano, que está celebrando su 200º GP Mónaco con un diseño especial de casco y mono. Sin embargo, los comisarios han llegado a la conclusión que Barrichello no debe ser penalizado.