Jacques Villeneuve homenajea a su padre Gilles

30 años cumplen hoy de la pérdida de uno de los grandes del motor. El canadiense Jacques Villeneuve sufría un accidente de tráfico mortal en el circuito belga de XOlder, mientras se disputaba una edición más del GP de Bélgica. Para rendir homenaje, nadie mejor que el Campeón del Mundo en 1997 e hijo de Gilles, Jacques Villeneuve, quien ha pilotado el Ferrari 312 T4 de su padre en el circuito de pruebas de Fiorano situado en Italia.

El coche diseñado por Mauro Forghieri permitió a Gilles ganar tres Grandes Premios y otros cuatro podios durante la temporada 1979 de F1. Durante ese año, Gilles logró el que sería su mejor resultado en un campeonato, al quedar en segundo puesto por detrás de su compañero de equipo, el sudafricano Jody Scheckter.

Gilles siempre será recordado como uno de los pilotos con más talento que han formado parte del paddock de la Fórmula 1, logrando seis victorias de las 67 carreras en las que participó, siete podios, dos pole position y ocho vueltas rápidas. Pero su imagen de por vida es la de haciendo derrapar sus coches, llevandolos al límite en busca de ser el más rápido.

Recommended articles