Kovalainen comanda el segundo test en Silverstone

El finlandés Heikki Kovalainen ha establecido el mejor tiempo en la segunda jornada de entrenamientos colectivos de la Fórmula Uno en Silverstone. El italiano Jarno Trulli ha acabado en segundo lugar, mientras que su compatriota Giancarlo Fisichella sufrió un aparatoso accidente esta mañana y ha sido trasladado a un hospital.

Bajo cielos cubiertos y con la pistas húmeda durante las primeras horas de la mañana comenzó el segundo día de tests en Silverstone. Los equipos continúan preparando la próxima carrera en el calendario, que se disputará la próxima semana en el circuito británico, centrando sus trabajos en novedades aerodinámicas y encontrar la mejor puesta a punto en el trazado.

Kovalainen acabó al frente de la tabla de cronos con un registro de 1’20″015, mientras que el italiano Jarno Trulli, que tomó el relevo de Kamui Kobayashi al volante del Toyota, fue segundo con 1’20″391 y seguido del piloto de Williams Nico Rosberg.

Al igual que en la jornada de ayer, Nelson Piquet se encargó de trabajar en el programa de Renault, centrándose en los reglajes y evaluación de neumáticos, y acabó en cuarto lugar. Sebastian Vettel, que el martes sólo pudo completar diez vueltas, marcó el quinto mejor tiempo en los entrenamientos de hoy y dio un total de 84 giros.

Por detrás del pilotos alemán quedaron: Robert Kubica, Felipe Massa, Mark Webber, Jenson Button y Giancarlo Fisichella, éste último sufrió un accidente poco antes del mediodía al írsele el coche debido al poco agarre en la pista y acabó chocando fuertemente contra la barrera de protección en Beckets.

Sobre el accidente de Fisichella, el piloto italiano se salió de pista en Becketts, una de las curvas más rápidas del circuito, y colisionó fuertemente contra las barreras de protección. Su VJMO1 sufrió daños de gran alcance y no pudo ser reparado para volver a pista.

Fisichella no sufrió ninguna lesión en el accidente, pero fue trasladado al hospital para que le realizasen unos exámenes médicos preventivos.

«Es una pena que por la tarde no pudiésemos completar más vueltas ya que por la mañana parecía que nos iba bastante bien», declaró el italiano. «Me pareció que el coche era más rápido, aunque el equilibrio no era tan bueno debido a los vientos».

«Desafortunadamente un cambio de agarre me pilló al atravesar Becketts y me salí de la pista para acabar colisionando contra las barreras», añadió el piloto de Force India. «No sufrí lesiones, pero no soltaba las manos del volante y tuvieron que hacerme unos exámenes para asegurarnos de que mis muñecas estaban bien».